6 Cosas que debes saber sobre el lavado de manos: higiene y protección

6 Cosas que debes saber sobre el lavado de manos: higiene y protección

Importancia del lavado de manos 

El lavado de manos durante años ha sido una de las prácticas de higiene más importantes, pues la principal parte del cuerpo que usamos en relación con nuestras propias necesidades y además, una de las que más están expuestas a todo tipo de ambientes durante nuestra vida diaria. Es por ello que constituye una de las partes más importantes de la higiene que debemos cuidar. 

El lavado de manos, con el paso del tiempo y las condiciones actuales, es una tarea obligatoria y necesaria para todos, desde los niños hasta los adultos, por ello en esta ocasión te contamos una serie de aspectos clave que debes conocer sobre el lavado de manos y que te permitirán tener una mejor higiene. 

Lavado de manos: una práctica necesaria 

Nuestras manos están en contacto directo con el mundo, desde otras personas, hasta superficies, ambientes y artículos a lo largo del día, lo que provoca la acumulación de gérmenes que más tarde se verán en la limpieza, pero lo cierto es que el final del día no es el único momento en el que debemos lavarlas. Veamos más acerca de esto: 

1. Lavado de manos antes de 

El lavado de manos es una actividad fundamental para diversas actividades, entre ellas encontramos principalmente la preparación de comidas o incluso la alimentación, antes de la curación de heridas o atenciones a una persona enferma, retiro de lentes o ubicación de los mismos, entre otros. 

2. Lavado de manos después de 

La práctica debe realizarse tras preparar alimentos, cambios de pañal o limpieza a un niño que usó el baño, acariciar a un animal, recoger los desechos de un animal, toser o estornudar, curación de heridas o cuidado de una persona enferma, manipulación de basura, manipulación de alimentos para mascotas, entre otras. 

Con las condiciones actuales, la práctica del lavado de manos se ha extendido a otras situaciones como el llegar a un sitio o bien de un sitio a casa, después de haber usado el transporte público, luego de haber tenido cercanía con varias personas, luego de haber manipulado objetos que fueron ya tocados en demasía, después del uso de dispositivos como el teléfono celular, entre otros. 

3. Agua y jabón como herramientas principales 

El lavado de manos debe estar dirigido principalmente por el uso de agua y jabón. Lo cierto es que muchos expertos afirman que estos dos elementos son cruciales para llevar una buena higiene de manos, los productos como antibacteriales se han convertido en elementos que refuerzan la limpieza o en recursos adicionales para cuando no se tiene acceso al agua y al jabón de inmediato. 

4. Duración del lavado de manos 

La eficacia de la higiene y protección del lavado de manos radica, sustancialmente, en el tiempo de duración que tiene el proceso. No solo se trata de humedecer escasamente las manos, aplicar jabón y restregar las palmas, este proceso debe ser más profundo. Se debe hacer espuma entre las manos y tallar cada uno de los dedos, las palmas, la parte superior de las manos, entre las uñas e incluso llegar a las muñecas. De esto dependerá una correcta higiene. Esto podría ser entre 20 y 30 segundos. 

5. Secado al aire libre 

Probablemente en casa contamos con una toalla especial para el uso de las manos, e incluso en lugares públicos en lugar de una toalla común están disponibles toallas de papel para la limpieza. Sin embargo, tras el lavado de manos, muchos expertos aconsejan dejar secarlas al aire libre, pues regresar a una toalla expuesta a gérmenes puede provocar un nuevo contacto a ellos. 

6. Agua caliente o agua fría 

Hay quienes dicen que el agua caliente contribuye aún más con la eliminación de gérmenes en la limpieza, sin embargo, cuando hablamos del lavado de manos, tanto el agua fría como el agua caliente resultan altamente efectivas, pues su integración con el jabón es lo que lo convierte en una medida eficaz contra los gérmenes. Cualquier temperatura está bien para el lavado de manos, siempre y cuando esté acompañado por un jabón. 

El lavado de manos es una necesidad de higiene que de pequeños a grandes debemos adoptar en nuestras a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+
Ir arriba