7 Claves para usar de manera correcta el desinfectante de manos

7 Claves para usar de manera correcta el desinfectante de manos

Desinfectar las manos adecuadamente

Sin duda uno de los acompañantes más importantes hoy de la higiene, es el desinfectante de manos, un producto clave que está presente en nuestras vidas en todo momento y lugar. Sin embargo, su presencia solamente no implica una desinfección completa de las manos, pues existen una serie de aspectos que debemos tener en cuenta para garantizar su eficacia. 

Desde la selección del producto hasta la aplicación, comprende un proceso importante que no podemos descuidar por elegir el que mejor huele del mercado. Veamos a continuación una serie de claves que debemos tener en cuenta para usar de manera correcta el desinfectante de manos y contribuir a su objetivo. 

Cómo desinfectar correctamente las manos 

En este momento una desinfección de manos es una necesidad en cualquier espacio, por ello hemos reunido estos aspectos que debes considerar en este momento y de aquí en adelante, donde continúa siendo una práctica fundamental para la higiene: 

1. Revisa el producto 

Antes de proceder directamente con el contacto con el desinfectante, es necesario revisar partes del producto previamente para cerciorarnos de varios aspectos. Entre ellos, debemos revisar el fabricante, las instrucciones, que tengan el número de registro sanitario y demás datos que puedan asegurarnos la calidad del producto. En la actualidad, es posible encontrar muchos desinfectantes rendidos con otros productos que no aportan eficacia sobre la desinfección, de ahí que sea tan importante asegurarnos de ello. 

2. Lee las instrucciones de uso 

Claro, el desinfectante va sobre las manos para empezar a distribuirlo, pero conviene revisar las instrucciones de uso del producto para cerciorarnos de las recomendaciones que realiza el fabricante, así como también podremos conocer la cantidad adecuada para una correcta limpieza de las manos. La cantidad precisa y no menos de ella, puede hacer la diferencia en una correcta desinfección. 

3. Cuida del almacenamiento 

Mantener el producto en las condiciones adecuadas puede influir de forma importante en la eficiencia de su contenido. Para asegurarse de estar bajo las condiciones precisas, los fabricantes suelen incluir una serie de recomendaciones en el producto. Muchas de esas señalan la importancia de dejar el producto cerrado en su totalidad mientras no se esté usando, dejarlo en temperaturas templadas, alejarlo de las superficies calientes o la llegada del sol directamente, entre otras. 

desinfectante de manos

4. Aplicación adecuada 

Ahora bien, en cuanto a la aplicación directamente, debemos mencionar que no se trata de ubicar el producto en las palmas y ya. Un uso correcto del desinfectante implica aplicar el gel sobre la palma de la mano y empezar a frotar inicialmente las palmas para luego distribuir el producto sobre la superficie de las manos, entre los dedos y en el área de las uñas. 

5. Distribuye correctamente 

Es fundamental que te asegures de que el producto recorre cada parte de las manos, cada sección es muy importante para una correcta desinfección. Además de seguir la distribución mencionada, debemos tener en cuenta la duración de ello. Esto, porque se debe frotar y aplicar hasta que el producto se haya absorbido por completo en la piel, es decir, se debe seguir la aplicación y distribución hasta que las manos queden secas en su totalidad. Llévalo hasta las muñecas. 

6. Úsalo con frecuencia 

El uso y la aplicación del desinfectante de manos es otro de los factores que permiten una correcta limpieza y eliminación de agentes contaminantes que puedan llegar a esta parte del cuerpo. Por ello, es fundamental que el producto sea usado con frecuencia, pero como mencionamos, nunca como sustituto del agua y el jabón. Si no están disponibles estos recursos, puedes usarlo de manera frecuente antes de consumir alimentos si estás fuera de casa, luego de usar un baño público, tras bajar del transporte público, etc. 

7. Fortalece con el lavado 

Aún con los agentes químicos que están incluidos dentro de los productos desinfectantes para manos, lo cierto es que no logran reemplazar la importancia que tiene el uso del agua y el jabón. Es decir, si tenemos a la mano el desinfectante y también a nuestra disposición contamos con el jabón y el agua, este último debe ser la primera opción para una correcta limpieza de las manos. El desinfectante puede abarcar cualquier situación en la que no tengamos acceso al recurso inicial, de esta manera previniendo el riesgo de infección y contaminación en diversos ambientes. 

Selecciona un desinfectante que cumpla con las condiciones adecuadas de higiene y protección antes de dejarte llevar solo por el olor, precio y apariencia. La desinfección en su porcentaje más alto debe ser el principal factor a la hora de adquirirlo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+
Ir arriba